Árboles con Historia. El aliento del planeta

Un árbol es considerado singular “cuando destaca del resto de los ejemplares de su misma especie, bien sea por adoptar una forma poco habitual, tener una avanzada edad, poseer dimensiones excepcionales, adquirir un alto valor paisajístico, localizarse en lugares poco habituales para su especie, por su historia o tradiciones populares, o sencillamente por su rareza”.

El Árbol es el símbolo con más poder sobre todos los seres vivientes. Los antiguos decían que los árboles eran el punto de unión entre los tres reinos, el cielo, la tierra y el agua, y un eje en el cual se organizaba todo el Cosmos.

Plantas que se convierten en símbolos. Tradicionalmente asociadas con la fertilidad, longevidad y fuerza. Los perennes inmortalidad; los caducos, renacimiento.

Vamos a repasar algunos de ellos y ver lo que significan para las sociedades que los cobijan.

 

Árbol de Gernika (Bizkaia, País Vasco)

Ubicado en el corazón del conjunto arquitectónico de las Juntas Generales de Bizkaia, en la villa de Gernika – Lumo, el árbol de Gernika es uno de los símbolos más universales del País Vasco. Simboliza las libertades tradicionales del Territorio Histórico de Bizkaia y de sus ciudadanos, y por extensión las libertades de todos los vascos. Figura en el escudo del Territorio Histórico de la edición primera de Los Fueros de Bizkaia.

Bajo este roble, durante siglos, los que iban a ser nombrados Señores de Bizkaia juraban respetar las libertades vascas y los fueros (ley vieja) de los vascos, derechos pactados con los reyes.

El árbol actual fue plantado en 2004 para reemplazar al antiguo, que se murió debido a un hongo. Es uno de los retoños del llamado “Árbol Hijo” que sustituyó en 1860, al “Árbol Viejo”, cuyo tronco aún puede verse en el recinto de la Casa de Juntas y que fue plantado en 1742 cuando el “Árbol Padre” se secó. Este “Árbol Padre” es el árbol documentando más antiguo y su nacimiento se sitúa en el siglo XIV.

En la actualidad es el lugar en el que el moderno lehendakari del País Vasco promete cumplir con su cargo. Su imagen aparece en el escudo de Vizcaya, en el de varios de sus municipios y en el del País Vasco.

La fórmula del juramento es la siguiente: “Ante Dios, humildemente, / en pie sobre la tierra vasca / en recuerdo de los antepasados / bajo el árbol de Gernika / juro desempeñar fielmente mi cargo.

 

Menara, el árbol tropical más alto del mundo

Se encuentra en las selvas de Borneo y crece en un paraje poco transitado del Área de Conservación del Valle Danum. Mide 100,8 metros y pesa alrededor de 81.500 kilos. Es un Meranti Amarillo que responde al nombre de Menara que significa ‘torre’ en malayo.

El árbol fue descubierto en 2018 por investigadores de la Universidad de Nottingham, liderados por el doctor Doreen Boyd, y utilizaron la tecnología láser LiDAR, donde los impulsos de los láseres se reflejan desde la cubierta y la superficie del suelo.

Si lo colocaran sobre el suelo, sería más largo que un campo de fútbol. Cuando el escaneado láser revela un árbol de altura excepcional, se recopilan pruebas de su altura real con un método no muy tecnológico: alguien trepa al árbol con una cinta métrica. En esta ocasión el encargado de hacerlo fue Unding Jami. El tronco es tan recto que su centro a 28 metros de altura solo se desvía 0,6 metros del eje vertical.

Hasta el descubrimiento de este ejemplar, el récord en cuanto a árboles con flor correspondía a un eucalipto o fresno de montaña (Eucalyptus regnans) de Tasmania que mide 100,5 metros.

 

General Sherman (California, EEUU)

Es un ejemplar de Secuoya gigante y se encuentra en Giant Forest, dentro del Sequoia National Park (Parque Nacional de las Secuoyas) junto con otros ejemplares de similar porte. Está considerado como el ser vivo con mayor cantidad de biomasa de la Tierra. Dista de ser el más alto, sin embargo, es el de mayor volumen neto. El perímetro de tronco es de unos 31 metros con 11 de diámetro en la base. Su corteza tiene más de un metro de grosor, la longitud de sus ramas alcanzan 40 metros y un peso de más de 2000 toneladas. Durante mucho tiempo se creyó que este árbol tenía unos 3500 años, pero unos estudios recientes determinaron la edad exacta de 2000 años. Tiene forma de triángulo y su tronco es de color marrón rojizo. Cada año el diámetro del tronco crece cerca de 1,5 cm.

En 1879 el naturalista James Wolverton le puso el nombre del general William Tecumseh Sherman bajo cuyas órdenes había servido en la 9ª Caballería de Indiana en cargo de teniente.

 

Árbol de eucalipto arco iris (Kauai, Hawaii)

El eucalyptus deglupta es la única especie de eucalipto que se encuentra de forma natural en el hemisferio norte. Su distribución natural se extiende por Indonesia, Nueva Guinea, Ceram, Sulawesi y la isla de Mindanao, en Filipinas. Aquí se le denomina Goma de Minadanao o Goma arco iris. Debido a su rápido crecimiento se emplean en plantaciones forestales para la industria papelera, maderera o para la obtención de productos químicos, además de su valor ornamental. Es un árbol que alcanza los 30-60 metros de altura, con diámetros de 50 a 200 cm de circunferencia en su tronco. En la variedad Arco Iris (Kamarere) se observa que el tronco presenta una impresionante variedad de colores indicadores de su edad. El árbol pierde trozos de su corteza que pasa por varios cambios de color, primero el verde es un signo de una corteza joven, ésta se va oscureciendo con el tiempo y va cambiando de color, al azul, al púrpura, naranja y finalmente a marrón antes de ser desechada. Debido a que la corteza se cae del árbol en parches irregulares, el mismo muestra una colección de todos los colores a la vez que proporciona un efecto caleidoscópico. También se cultiva como árbol ornamental en jardines y parques de regiones con climas tropicales y subtropicales. Un ejemplo más de cómo la naturaleza imita al arte.

 

Avenida de los Baobabs (Madagascar)

Es un precioso grupo de baobabs que se alinean desde hace cientos de años en la pista de tierra que une las localidades de Morondava y Belo Sur Tsiribihina, en la provincia de Menabe, en la costa centro oeste de Madagascar.

Es uno de los árboles más fascinantes del mundo: no se sabe de dónde proviene su nombre exactamente. Su tronco funciona como botella. Algunos se ahuecan en la madurez y se convierten en grandes depósitos en los que se pueden almacenar más de seis mil litros de agua. Conocidos popularmente como árbol botella o pan de mono. Según dice la leyenda, los baobabs eran unos árboles tan presumidos, pero tan presumidos, que un dios les dio la vuelta. Por ello se dice que ahora las ramas del árbol están enterradas y las raíces crecen hacia arriba.

Es además el símbolo nacional de Senegal hasta el punto que aparece en el escudo del País.

En el libro de Antoine de Saint-Exupéry, “El Principito”, el protagonista trata a estos árboles como mala hierba, puesto que los arranca del suelo del asteroide en el que vive, antes de que crezcan y lo destruyan.

 

Ginkgo Biloba, fósil viviente, de los 40 escudos

Es un árbol único en el mundo, sin parientes vivos. Constituye uno de los mejores ejemplos de relicto o fósil viviente conocidos, por tratarse de uno de los vegetales que más tiempo han permanecido sin cambios a través de las eras geológicas. Se han encontrado restos petrificados de más de 200 millones de años y es considerado la especie vegetal viva más antigua del mundo.

El origen del Ginkgo Biloba se sitúa en China, donde es considerado árbol sagrado y lo denominan alimento de los dinosaurios. Llega a Europa en 1727. Su nombre viene de la palabra china ginkyo que significa “pie de pato” por la forma de sus hojas. Son árboles dioicos, es decir, los sexos se dan en ejemplares separados, hay plantas masculinas y plantas femeninas. Hasta que no tengan cierta edad no se puede saber lo que son aunque la primera floración puede tardar 20 años en producirse. Es una planta sagrada para los budistas, se cultiva en los templos de China y Japón desde hace más de 3000 años. Es famoso por haber sido la primera planta que creció en Japón, después que explotó la bomba en Hiroshima. El nombre vulgar “árbol de los 40 escudos”, es debido al precio que pagó un parisino a un horticultor inglés, por la compra de 5 Ginkgos al precio de 40 escudos.

 

La Pícea solitaria de Noruega Old Tjikko (Suecia)

Se trata del árbol más antiguo del mundo, una pícea de 9.550 años que data de la era glacial, descubierto en la provincia de Dalarna, en Suecia. Pertenece a la especie que tradicionalmente se usa para decorar las casas europeas durante Navidad, representa la planta viva más antigua identificada en el planeta. Su edad fue determinada utilizando la prueba del carbono-14. El arbusto, que fue encontrado en una altitud de 910 metros, debe su increíble longevidad a la capacidad de clonarse a si mismo. “Los tallos y el tronco de la pícea tienen una vida útil de alrededor de 600 años; pero tan pronto éstos mueren surgen unos nuevos de las reservas de la raíz” explica Kullman (profesor del departamento de ecología y ciencia ambiental de la Universidad de Umeå en Suecia). “Es por esto que el árbol tiene una expectativa de vida muy larga“, añade.

 

Árbol de higo

Se dice que es el árbol que más ha influido en la historia de la humanidad. Según una historia basada en el poema épico el Maja-Vansha (“El gran linaje”), que gira en torno a una especie de higuera que los científicos llaman Ficus religiosa. Aunque hay más de 750 tipos de esta especie. Una de ellas es el higo estrangulador, que muestra sus raíces al aire. Dos países los tienen como parte de sus escudos de armas. Uno es Indonesia, donde el árbol simboliza la unidad dentro de la diversidad, mientras que sus raíces colgando representan las numerosas islas que componen la nación.

Y el otro es Barbados, que debe su nombre a la imagen que vio el explorador portugués Pedro a Campos, cuando su barco llegó a la isla en 1536. Budistas, hinduistas y jainistas han venerado esta especie por más de dos milenios. El mismo árbol aparece en los himnos de batalla cantados por el pueblo védico hace 3.500 años. Y 1.500 años antes, apareció en los mitos y el arte de la civilización del Valle del Indo. Los higos sostienen más especies de vida silvestre que cualquier otro tipo de fruta. Más de 1.200 especies comen higos.

Por ello, los ecologistas opinan que si esta especie desaparece, todo lo demás colapsaría.

Los higos no solo alimentan a los animales. Para algunos, la presencia durante todo el año de higos maduros, habría ayudado a sostener a nuestros primeros antepasados.

Incluso, dicen que los higos de alta energía, estarían relacionados con el desarrollo de cerebros más grandes en nuestros predecesores. Los faraones llevaron higos secos a sus tumbas, para alimentar sus almas durante el viaje a la otra vida. Los medicamentos desarrollados durante milenios en todo el trópico han utilizado no solo el fruto, sino su corteza, hojas, raíces y el látex que desprende.

Además, entre otras muchas propiedades, las higueras tienen la capacidad para regenerar la vegetación, lo que le permite ser un punto clave para combatir el cambio climático. (Historia original en inglés en BBC Earth)

 

Árbol de la vida (Bahrein, Golfo Pérsico)

Es un árbol de aproximadamente 400 años de edad y 9,75 metros de altura, su especie es Prosopis Cineraria, una acacia ubicada a unos 2 kilómetros de la Montaña de humo, rodeado de kilómetros de arena. La temperatura promedio en la región es 41°C, a menudo llega a los 49°C y las tormentas de arena son comunes. No se sabe cómo sobrevive, los científicos han especulado que la fuente de agua más cercana posible es un arroyo subterráneo o que es capaz de captar la humedad de las brisas que soplan desde el Golfo Pérsico o extraer la humedad de los granos de arena. Según leyendas locales, el árbol está en lo que alguna vez fue el Jardín del Edén, y por lo tanto tiene una fuente de agua mística, otra leyenda afirma que el árbol existe desde tiempos preislámicos y está protegido por el antiguo dios sumerio Enki.

 

Thimmamma Marrimanu (India)

Se trata de un ejemplar de baniano o higuera de Bengala, árbol nacional de la India, que forma por sí mismo un bosque de 19.000 metros cuadrados de extensión en la reserva forestal de Kadiri, en el estado de Andhra Pradesh (India). Figura en el libro Guinness de los Récords como el espécimen arbóreo más grande del mundo. Se asegura que bajo la copa del árbol se pueden llegar a reunir hasta 20000 personas. Y sigue creciendo, en estos momentos, a un ritmo de unos 15 centímetros al año. Es toda una leyenda que dicen se originó en 1433 a partir de un mástil de una pira funeraria cuando una mujer llamada Thimmamma se arrojó al mástil después de que muriese su marido. De ese mástil nacería el árbol del que empezarían a surgir raíces hasta llegar a las cuatro mil de hoy en día. Se atan lazos a las ramas del árbol y colocan figuritas en los huecos de sus raíces como ofrendas a los dioses y es un lugar de peregrinación: se dice que las parejas sin hijos que visiten el templo bajo el ramaje de este árbol concebirán en un año. Aunque  quien se atreva a cortar sus hojas tendrá que enfrentarse con una terrible maldición.

 

Hasta aquí un pequeño recorrido por algunas de las miles de especies de árboles que pueblan la Tierra. El pulmón y fuente de vida, de alimento, de salud, de color de nuestro querido planeta. Más de tres billones de ejemplares que hacen habitable nuestro mundo, la vida en perpetua evolución.

Árboles con Historia. El aliento del planeta
5 (100%) 1 voto

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

42 − = 35