LOS SALTOS DE AGUA MÁS ESPECTACULARES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Salto de agua, cascada, caída, catarata… uno de los espectáculos más bellos que nos ofrece el planeta, donde se siente el poder del líquido elemento, la fuerza, y en los casos más extremos el ensordecedor sonido del agua. Son las manos acuosas que moldean el paisaje, formando cañones inmensos, valles frondosos, pozos profundos, recodos imposibles o terrazas majestuosas.

El elemento que arrasa y da vida, esencial, imprescindible, hidrógeno y oxígeno en caída libre, origen y evolución de la vida en el planeta.

Lugares todos ellos que nos presentan paisajes indescriptibles y sobrecogedores y nos muestran los caprichos de la naturaleza.

Vamos a hacer un recorrido por algunos de los saltos de agua más espectaculares de la península Ibérica.

 

Salto del Nervión (Álava)

Es el salto de agua más grande de la península Ibérica y está situado entre las provincias de Burgos y Álava dentro del área natural protegida Monte de Santiago. 222 metros de caída libre en el que el agua se difumina hasta chocar con la roca de la montaña, aunque solo se puede ver caer el agua dos o tres meses al año, cuando llega el deshielo y la época de lluvias. El salto se forma del curso de agua originado por la confluencia de los arroyos Iturrigutxi, Ajiturri y Urita, y denominado río Délica, ve interrumpido su cauce por los cortados del Cañón de Délica. Convencionalmente después de pasado el salto, el río Délica recibe ya la denominación de río Nervión, el origen de la ría de Bilbao.

Los increíbles hayedos y las magníficas vistas del entorno del Salto, convierten a este rincón de nuestra geografía en un lugar privilegiado.

 

Nacimiento del Río Mundo (Albacete)

Es uno de los lugares más impactantes de la provincia de Albacete. Situado al sur de la capital albaceteña y en la parte más septentrional del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, es uno de los Parques Naturales más grandes de toda la Península Ibérica. Nace muy próximo a la localidad albaceteña de Riópar, en el Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima, un espacio especialmente protegido. El Río Mundo recorre su camino desde una altitud de 1.100 metros sobre el nivel del mar hasta morir en el río Segura, del que es uno de sus afluentes más importantes. Y aunque resulta impresionante durante todo el año, hay una serie de momentos que hacen la experiencia más especial para acercarse hasta el nacimiento del río Mundo: cuando se produce el localmente conocido como “reventón”, que es la salida de golpe de una masa de agua a presión a través de la cueva. El agua surge de una red de galerías y cuevas bajo tierra hasta encontrar su salida en la Cueva de los Chorros, precipitándose en una caída de unos 100 metros de altura y otras tantas cascadas más pequeñas. Parece ser que no hay otra cueva de origen kárstico en la que ocurra un fenómeno similar.

 

Orbaneja del Castillo (Burgos)

Se trata de una pequeña villa, en el Valle de Sedano (Burgos). Ostenta el título de Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico y fue declarado por la Guía Repsol como “Mejor Rincón de Castilla y León”. Asimismo, se engloba dentro de los puntos de interés del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón y está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España.

A la entrada del pueblo encontramos un impresionante salto de agua con un desnivel de unos 100 metros y unos 25 metros de altura que se desliza en abanico hacia el río Ebro. Un torrente de aguas cristalinas que fluye de la Cueva del Agua, una cavidad rocosa que se encuentra en la parte alta del pueblo y por la que se desliza el arroyo hasta precipitarse por una sucesión de terrazas formadas por tobas calcáreas. Es tan peculiar su orografía, que ha llegado a ser lugar de interés en numerosos estudios científicos y geológicos.

 

Cola de Caballo (Monasterio de Piedra, Zaragoza)

El monasterio de Piedra está ubicado en un antiguo convento cisterciense que se halla en el municipio zaragozano de Nuévalos en la Comarca de Calatayud, en Aragón. Dedicado a Santa María la Blanca, fue fundado en 1194 por trece monjes cistercienses venidos del Monasterio de Poblet, en el antiguo castillo de Piedra Vieja y junto al río Piedra. Es uno de los enclaves turísticos más visitados de Aragón. Catalogado como Paraje Pintoresco Nacional en 1945, y como Monumento Nacional en 1983, es declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento por el Gobierno de Aragón en 2009. Por último, se le concede la categoría de Jardín Histórico en 2010.

El Parque Natural del Monasterio de Piedra fue creado por Juan Federico Muntadas. El río Piedra forma, al pasar por las inmediaciones del monasterio, un paraje de gran belleza paisajística, con muchas cascadas de agua que se dividen en innumerables hilos de agua o chorreras. La cascada de la Cola del Caballo, con más de 50 metros es la de mayor altura e interés y una de las más bellas de España por el entorno privilegiado donde se encuentra. El agua cae brava, sin ataduras, mientras el juego con los rayos del sol produce un arco-iris impresionante.

 

Nacimiento del río Cuervo (Cuenca)

El río Cuervo nace junto a la localidad de Vega del Codorno (Cuenca), a unos 1469 metros de altitud. Desemboca en el Guadiela, afluente del Tajo, tras recorrer parte de la serranía conquense y pasar por el conocido balneario y planta embotelladora de agua mineral de Solán de Cabras.

Fue declarado Monumento Natural en 1999 y ocupa una superficie de 1709 hectáreas. El agua brota de un manantial travertínico y escurre por enormes estalactitas de roca calcárea (toba) recubierta de musgo, formando unas largas chorreras que se congelan en invierno, ofreciendo una bella estampa. Se pueden observar grutas tras las cascadas y simas en sus alrededores y existe un microclima continental húmedo, albergando una flora única, así como diversas especies de orquídeas. Forma parte del Parque natural Serranía de Cuenca. La belleza de la Cascada es sobrecogedora, espectacular en cualquier época del año pero cuando mas agua tiene suele ser en invierno y primavera, estaciones donde el lugar adquiere su máximo esplendor.

 

Cascadas del Purgatorio (Madrid)

Son un conjunto de cascadas situadas en la zona central de la sierra de Guadarrama, en Rascafría. Se localizan en el arroyo del Aguilón, uno de los más caudalosos afluentes del río Lozoya, en el punto en que supera una barrera rocosa. Hay dos saltos principales: la cascada Baja, un salto de agua muy vertical de una altura de 10 metros y situada a una altitud de 1350 metros sobre el nivel del mar y, a unos 200 metros aguas arriba, la cascada Alta, de 15 metros y más encajonado.

El origen de su nombre es incierto, según el cristianismo el Purgatorio es el lugar de penitencia de los pecadores fallecidos antes de poder alcanzar la salvación, por lo que se cree que por la proximidad de la estricta orden Cartuja localizada en el Monasterio del Paular durante siglos, muchos de sus miembros purgaban sus pecados junto a estas impresionantes Cascadas del Purgatorio.

 

Pozo de los Humos (Salamanca)

Cascada natural enclavada en un paraje inigualable: “El Pozo de los Humos” que se encuentra en plena naturaleza en la provincia de Salamanca y concretamente en la Comarca de “Las Arribes del Duero” que como su propio nombre indica es bañado por este río en su curso hacia Oporto donde desemboca. La granítica pared por la que fluye la cortina de agua tiene una caída libre de cincuenta metros, que al llegar abajo forma una nube de vapor que se eleva por todo el contorno siendo un espectáculo inolvidable que no tiene parangón en la península ibérica. Miguel de Unamuno visitó el lugar quedando prendado de su belleza y plasmando la magnificencia con estas solemnes palabras “La Caída de esas aguas es una de las más hermosas que pueden verse en aquellos adustos tajos” rebautizándose aquella senda como “la Senda de Unamuno”.

 

Ezaro (Coruña)

Es una cascada que forma el río Xallas en su desembocadura al mar. Está situada en el municipio de Dumbría, provincia de La Coruña.

Desde hace 7 años aproximadamente tiene un caudal mínimo ecológico. Se puede disfrutar de ella en cualquier época del año, aunque su mejor época es en el invierno, donde hay mayor cantidad de precipitaciones. El desnivel del último tramo del río Xallas es de 155 metros, precipitándose el agua 40 metros de altura monte abajo hasta golpear las paredes del cañón situado al pie del monte Pindo (de 630 metros de altitud). Existen referencias documentadas que datan del año 1724 que mencionan la cascada, describiéndola como una enorme humareda que se podía divisar desde varios kilómetros mar adentro. Esta humareda deja una pared bastante erosionada de más o menos 30 metros de altura.

Se trata de la única de Europa que desemboca de esta forma tan caudalosa y espectacular en el mar, por lo que la convierte en un lugar insólito digno de visitar. Debido a la fuerza con la que el agua cae el pozo formado bajo la cascada tiene una profundidad de unos 20 metros.

 

A Seimeira de Vilagocende (Lugo)

La Seimeira de Vilagocende es una cascada (fervenza) situada en A Fonsagrada, en plena montaña de Lugo. Cuenta con una caída de 54 metros, siendo una de las más grandes de Galicia (algunas fuentes la citan como las más grande). Seimeira es el término que se usa para denominar a una cascada en esta zona de Galicia y en algunas partes de Asturias. Sus aguas son de gran calidad y apariencia cristalina, y en sus pies podemos contemplar un paisaje de ensueño rodeado de bosque de ribera que nos dejará sin palabras. Además, en la parte superior hay un mirador donde podremos admirar toda la belleza de la cascada y la parte inferior.

 

Salto de Sallent (Girona, España)

Situado cerca del bello pueblo de Rupit, se trata de un salto de agua de unos 100 metros de altura. La riera de Rupit, afluente del Ter, recorre la villa y se precipita, tras cruzar el puente de los Tres Ojos, en el Salto de Sallent. Uno de los saltos de agua más espectaculares de toda Cataluña.
Su caída vertical es un reclamo para los que practican rapel. Las aguas de la riera van a dar a la poza del Diablo, desde donde se amansan para atravesar el bosque de las Guillerías hasta el embalse de Susqueda. La mejor época para verlo en su esplendor es la época de lluvias.

 

Nacimiento del río Asón (Cantabria)

La Comarca del Alto Asón alberga el Parque Natural de los Collados del Asón, un lugar en el que el río del mismo nombre brota de la pared de la montaña y se precipita en el vacío en una espectacular cascada de unos setenta metros de altura en forma de cola de caballo. Un dicho popular cuenta que no es una cascada, sino el pelo plateado de una anjana (hechicera), ser de la mitología cántabra.

Además de destacar por los paisajes, esta área es famosa por sus numerosas cuevas paleolíticas. Es la zona de Europa que tiene más cavidades por metro cuadrado. También, en la Comarca del Asón está la cueva más larga de Europa, el sistema subterráneo de Mortillano en Soba con 113 kilómetros. Uno de los parajes más bellos de Cantabria.

 

Cañón de Artazul (Navarra)

Es uno de los lugares más inolvidables de la Comunidad Navarra. En el término municipal de Ulzurrun, un pueblo con un gran encanto situado en el hermoso valle de Ollo, en la comarca de la Cuenca de Pamplona. Está junto al manantial o nacedero de Arteta que abastece de agua a Pamplona. Esta cascada se encuentra al final de un pequeño cañón y tiene una caída de unos 30 metros (parte de ellos volados). El lugar es un paraiso para los amantes del barranquismo y el rápel. Ofrece todo lo que los expertos piden a un barranco: rápeles interminables, zonas encañonadas, marmitas, saltos, toboganes y una enorme cascada. El salto de agua no es accesible para todo el mundo, pero este paraje se ha convertido en uno de los mejores descensos del Reyno por su belleza y porque se puede practicar todo el año.

 

Cascada Faia da Água Alta (Mogadouro, Portugal)

Un salto de agua de 60 metros de altura enclavado dentro del Parque Natural do Douro Internacional. La mayor de las cascadas en Portugal continental. Está en la parte portuguesa del parque natural de Arribes del Duero. El caudal del arroyo que forma la Faia da Água Alta es estacional, pero lo normal es que tenga agua suficiente a finales del invierno y comienzos de primavera (meses de marzo y abril, sobre todo). Las aguas del Arroyo de Lamoso que alimentan la Faia, de color azul, se mezclan con el verde del paisaje, con el tono gris del granito y de la tierra marrón, y con una variedad de tonos y sonidos. La cascada se surte de las aguas de la Ribeira de Lamoso que acaba desembocando en el río Duero.

 

Caídas verticales o suaves descensos todos ellos lugares espectaculares que convierten nuestro planeta en un lugar único o tal vez no, pero que hacen que nazca en nosotros el espíritu viajero, el alma descubridora. Hasta aquí nuestra selección, tal vez creas que falta alguna, si es así, comparte con nosotros las de tu elección.

LOS SALTOS DE AGUA MÁS ESPECTACULARES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA
5 (100%) 1 voto

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 + 5 =