PALACIOS ESPECTACULARES DEL MUNDO

“Palacio”, del latín Palatium, y esta del topónimo de una de las siete colinas de Roma, el Palatium o Palatinus Mons (“Monte Palatino”), residencia del emperador romano.

Desde el nacimiento de la civilización, el palacio y el templo aparecieron como manifestaciones arquitectónicas de la dualidad del poder (poder político y poder religioso). Nacen con la historia, lugares de emisión, recepción y conservación de cartas y documentos, esa era una de las funciones de los palacios desde su origen, así como la custodia de alimentos, materias primas para la construcción y la artesanía, mercancías y especialmente el tesoro.

Generalmente majestuosos, colosales, construidos para perdurar en el tiempo, para mostrar el poder, la riqueza, para proteger al poderoso, al rey, a las dinastías y sus cortes y que contrasta con las cabañas y casas humildes del resto de ciudadanos.

La piedra, mármol, granito… las maderas nobles, los metales y piedras preciosas, el colorido deslumbrante, columnas descomunales, salas grandiosas, localizaciones imposibles, torres, pasadizos, muros, fosos y murallas infranqueables, todo para perpetuarse, para ser admirados, para hacer historia, para ser historia.

Vamos a recorrer alguno de los más espectaculares del mundo.

La Alhambra de Granada, España

Es una ciudad palatina que consiste en un conjunto de palacios, jardines y fortaleza, una ciudadela dentro de la propia ciudad de Granada, que servía como alojamiento del monarca y a la corte del Reino nazarí de Granada. Su verdadero atractivo radica en su localización, generando un paisaje nuevo totalmente integrado con la naturaleza preexistente. Se levanta sobre la colina de la Sabika, uno de los puntos más elevados de la ciudad que buscaba una situación estratégica defensiva, un claro símbolo del poder, una ubicación escogida para ser contemplada.

El origen de una de las mayores obras maestras del arte árabe en todo el mundo, se remonta a una sencilla fortaleza erigida en el siglo IX y llamada ‘AlHamra’, “la Roja”, por el color de la tierra empleada en su construcción. Su longitud es de 740 metros y su anchura varía entre los 40 y los 180 metros. Existen unas 10.000 inscripciones en la Alhambra, la mayoría de ellas poemas, sentencias, textos del Corán y jaculatorias, en árabe clásico.

La Alhambra se convirtió en una corte cristiana en 1492 cuando los Reyes Católicos conquistaron Granada. Boabdil les entrega la Alhambra y su reino, acto con el que terminan ocho siglos de dominio árabe en la Península Ibérica.

El conjunto monumental fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Palacio Real, Madrid España

Fue construido por orden del rey Felipe V, sobre el solar dejado por el Real Alcázar, destruido casi totalmente por un incendio en 1734. Carlos III fue el primer monarca que habitó de forma continua el palacio y el último fue Alfonso XIII, aunque fue también residencia de Manuel Azaña, presidente de la Segunda República, ocupando las habitaciones que anteriormente pertenecieron a la reina María Cristina y siendo, por tanto, el último jefe de Estado que lo hizo. Es conocido también como Palacio de Oriente, a pesar de estar situado en la parte más occidental de Madrid, debido a su ubicación en la plaza de Oriente.

Con 199.000 metros cuadrados y 3.478 habitaciones es el palacio real más grande de Europa Occidental, y uno de los más grandes del mundo. Alberga un valioso patrimonio histórico-artístico, como el conjunto de instrumentos musicales conocido como los Stradivarius Palatinos, y colecciones muy relevantes de pintura, escultura y tapicería.

Es la residencia oficial del rey de España; aunque no lo habita y es utilizado para ceremonias de Estado y actos solemnes.

Palacio de Versalles, Francia

Ubicado en el municipio de Versalles, cerca de París, su construcción fue ordenada por el rey Luis XIV y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

Es de estilo clasicista, ordenado, racionalizado. Relaciona todas las esculturas y fuentes y ensalza la monarquía. Las esculturas se señalan unas a otras. El jardín esta constituido con una progresiva civilización: muy ordenado, podado y cuidado en la zona próxima al palacio, y después se va asilvestrando, a medida que nos alejamos del palacio.

Tres siglos después de su creación, estos son algunos de sus números: cuenta con 800 hectáreas (originalmente 8.000 hectáreas), 20 kilómetros de caminos, 200.000 árboles, 35 kilómetros de canalizaciones, 11 hectáreas de techumbre, 700 estancias, 2.513 ventanas, 352 chimeneas (1.252 durante el Antiguo Régimen), 67 escaleras, 483 espejos (repartidos en la Gran Galería, Salón de la Guerra y Salón de la Paz). La superficie total es de 67.121 metros cuadrados de los cuales 50.000 están abiertos al público.

El conjunto del palacio y parque de Versalles, incluyendo el Gran Trianón y el Pequeño Trianón, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Palacio da Pena, Sintra Portugal

Está situado en el punto más alto de una colina a pocos kilómetros del centro histórico de Sintra. Pena significa «peña» en Portugués y el nombre se refiere a su ubicación en lo más alto de un risco. Es el mejor ejemplo de arquitectura del Romanticismo en Portugal, aunque combina una parte del siglo XIX con los restos de un antiguo monasterio sobre el que se edificó el edificio más moderno, que sirvió de residencia de verano de la familia real de Portugal y recibió a sus miembros hasta la proclamación de la República en 1910. Cúpulas acebolladas, arcos de herradura de estilo morisco y torres con almenas de colores rosa y amarillo, con impresionantes vistas de la Sierra de Sintra. Tiene elementos inspirados en los estilos góticos, manuelino, islámico y renacentista, lo que hace que cada sala tenga su personalidad y sus detalles propios.

Fue ordenado construir por el príncipe Fernando II de Portugal en 1836. Está rodeado por un jardín botánico en el que conviven miles de especies procedentes de todos los rincones del planeta.

El palacio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995.

Buckingham Palace, Inglaterra

Es la residencia oficial de la Familia Real Británica en Londres desde 1837, con la reina Victoria. Actualmente, es el lugar de residencia de la reina Isabel II.

Construido para John Sheffield, el I duque de Buckingham y Normanby, en 1703. Aunque fue el rey Jorge IV quien convirtió esta mansión en palacio, en 1826, a pesar de que nunca vivió en el palacio. El arquitecto John Nash, a cargo de la obra, mantuvo el bloque principal, agregando nuevas salas y reformando la fachada en estilo neo-clásico francés.

El Palacio de Buckingham tiene 775 habitaciones, 19 salas estatales, 52 habitaciones reales y de invitados, 188 habitaciones para el personal, 92 oficinas y 78 baños. Tiene 108 metros de largo en la parte delantera, 120 metros de profundidad (incluido el cuadrilátero central) y 24 metros de altura.

Los jardines del palacio constituyen los jardines privados más grandes de Londres. El lago artificial fue creado en 1828 y recibe agua del lago Serpentine, el lago que se encuentra en el Hyde Park.

Posee una de las colecciones de arte más grandes del mundo y su balcón es también uno de los más famosos del mundo. La primera aparición registrada en el balcón real tuvo lugar en 1851, cuando la reina Victoria la pisó durante las celebraciones por la inauguración de la Gran Exposición. Desde entonces las apariciones han marcado los eventos especiales.

Palacio Topkapi, Estambul Turquía

Literalmente el Palacio de la Puerta de los Cañones (por estar situado cerca de una puerta de ese nombre) está situado en Estambul. Su construcción fue ordenada por el sultán Mehmed II en 1459 y completada en 1465. El palacio está ubicado sobre el Sarayburnu, entre el Cuerno de Oro y el mar de Mármara, desde donde se disfruta de una espectacular vista del Bósforo. Está formado por muchos pequeños edificios construidos juntos y rodeados por cuatro patios y el Harén.

El palacio está construido siguiendo las normas de la arquitectura seglar turca y es un entramado complejo de edificios, unidos por patios o jardines con una superficie total de 700.000 metros cuadrados rodeados por una muralla bizantina. Refleja a la perfección la época del poder del imperio otomano en Constantinopla. Fue convertido en museo después de la caída del Imperio Otomano y la creación de la República Turca en 1924. Tiene una de las colecciones más ricas del mundo, unas 65.000 piezas pero solamente el 10% de esta colección está expuesta

Una de las partes más importantes del palacio es el Tesoro, en el que se encuentran algunos de los objetos más valiosos del mundo, como el diamante del cucharero (un diamante de 88 quilates que fue de la madre de Napoleón) o el puñal topkapi (el arma más cara del mundo de oro con esmeraldas incrustadas).

Palacio de Peterhof, San Petersburgo Rusia

Es un conjunto de palacios y jardines que se encuentran en el golfo de Finlandia (a unos 30 kilómetros al oeste de San Petersburgo), creados por orden de Pedro el Grande y que fueron hasta 1917 residencia de los zares. En 1918 fue convertido en museo. El centro del conjunto lo constituye el Palacio Grande de estilo barroco. Es uno de los conjuntos palaciegos más impresionantes del mundo. Un enorme complejo de edificaciones y grandes parques con centenares de esculturas de los siglos XVIII y XIX en más de mil hectáreas, conocido como el Versalles Ruso. El complejo de fuentes que rodea el Palacio Central alcanza los 20 kilómetros de extensión.

El conjunto de palacio y parque de la ciudad de Petrodvorets, y su centro histórico, forman parte de la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, con el nombre «Centro histórico de San Petersburgo y conjuntos monumentales anexos» desde 1991 por sus valores arquitectónicos y la increíble y única fusión del barroco con el neoclásico, y por sus influencias de la arquitectura rusa.

Ciudad Prohibida, Pekín China

También conocida como Palacio Imperial, es llamado Gu-Gong (“Antiguo Palacio”) por los chinos, construido a principios del siglo XV durante la dinastía Ming y ubicado en Pekín (Beijing).

Es el mayor complejo de palacios del mundo y cubre 72 hectáreas. Tiene forma de rectángulo, con 961 metros de norte a sur y 753 metros de este a oeste. Consta de 980 edificios con 9999 estancias Desde ella gobernaron los 24 emperadores chinos que se sucedieron durante más de de 500 años desde principios del siglo XV. Está rodeada por una muralla de 7,9 metros de altura y un foso lleno de agua de 6 metros de profundidad por 52 metros de ancho. Los muros tienen 8,6 metros de ancho en su base y disminuyen hasta 6,6 metros en lo alto.

Con una torre en cada una de sus cuatro esquinas y cuatro puertas, una en cada lienzo. Su diseño fue ideado para reflejar principios filosóficos y religiosos, y como símbolo de la majestad del poder imperial. Por ejemplo, las tejas vidriadas amarillas de los techos (el amarillo es el color del emperador), entre otros simbolismos de la cultura china.

La Ciudad Prohibida está catalogada por la UNESCO como una de las estructuras de madera antigua más grandes del mundo y fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Palacio de Potala, China

En las montañas del Himalaya se encuentra el Palacio de Potala, una majestuosa estructura que ha sido la residencia del Dalai Lama por más de 300 años.

Construido para ser un monasterio y sede del gobierno, ahora museo. Según el libro Guinness de los récords mundiales, el Palacio Potala es el lugar más alto del mundo.

Es la máxima expresión de la arquitectura tibetana. Sobre la montaña Hongshan, a 3.650 metros sobre el nivel del mar y con una superficie edificada de 130.000 metros cuadrados y un volumen de 410.000 metros cúbicos. Un exterior majestuoso de 13 capas en un total de 117 metros, el palacio entero fue construido por madera y piedras. Las paredes fueron amontonadas por el granito con un grosor de 2-5 metros. Se compone de dos secciones principales, el Palacio Rojo, situado en el centro de la estructura y el Palacio Blanco, situado alrededor del Palacio Rojo en forma de dos alas. Alberga más de 1.000 habitaciones, 10.000 santuarios y 200.000 estatuas. El complejo incluye estupas sagradas, con cúpulas doradas. Son ocho y cada una sirve de tumba a un Dalai Lama.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994 por la UNESCO, junto con el monasterio del Templo de Jokhang, un excepcional complejo religioso budista construido también en el siglo VII, y el Palacio de Norbulingka, residencia de verano del Dalai Lama construida en el siglo XVIII y obra maestra del arte tibetano.

El Palacio de los Vientos, Jaipur India

El Hawa Mahal o Palacio de los Vientos es uno de los edificios más emblemáticos de Jaipur. Fue construido por el el Maharajá Sawai Pratap Singh en 1799 y considerado como el máximo exponente de la arquitectura rajput. Formaba parte del palacio de la ciudad y servía como extensión de la zenana o cámara de las mujeres, destinada al harén. La función original del edificio era la de permitir a las mujeres observar la vida de las calles de la ciudad sin ser vistas. La estructura exterior del palacio recuerda a la cola de un pavo real, un animal de gran simbolismo en India. A algunos les recuerda a un gigantesco panal de abejas, en el que las ventanas parecen sus celdas. Sin embargo, el edificio debe su nombre al viento que circulaba a través de ellas, una forma de refrigeración que permitía que el recinto se mantuviera fresco incluso en verano. La fachada que da a la calle tiene un total de 953 pequeñas ventanas.

No existen escaleras que lleven a los pisos superiores (cinco alturas), se accede mediante rampas. Hoy en día el palacio conserva poco más que la fachada, pero se ha convertido en un símbolo de la ciudad.

 

Hasta aquí nuestro paseo por algunas de las construcciones palaciegas más deslumbrantes del mundo, en la actualidad convertidas, la mayor parte, en museos donde se nos muestra la historia a la que ellos mismos pertenecen, la que han conservado a lo largo de los siglos. Residencias ante las que el ser humano se ruboriza. Comparte con nuestros viajeros en ruta tus experiencias en estos lugares y dinos cuales crees que faltan.