Salar_de_Uyuni_Bolivia8

Salar de Uyuni en Bolivia, el espejo natural más grande del mundo

Bolivia ofrece innumerables atractivos paisajísticos, pero el más impresionante de todos ellos es el Salar de uyuni .

El Salar De Uyuni  es el salar más grande del mundo, equivalente al tamaño de Bélgica, que se extiende unos 10.582 kilómetros cuadrados en el suroeste de Bolivia.

Es una vasta extensión de blancura cegadora hasta donde alcanza la vista que se formó por la evaporación de varios lagos.

Pero lo que más llama la atención es que durante la temporada de lluvias (diciembre – marzo), se transforma en un inmenso espejo, produciendo un asombroso reflejo del cielo y las nubes.

Salar_de_Uyuni_Bolivia6

Salar_de_Uyuni_Bolivia3

¡El Salar de Uyuni en Bolivia, es el espejo natural más grande del mundo!

El área que está cubierta con una capa de sal de algunos metros es extraordinariamente plana. Debido a esto y al aire limpio, así como a la baja humedad, el Salar De Uyuni es perfecto para la calibración de satélites.

Este inusual lugar parece sacado de una película de ciencia ficción, y atrae a turistas de todo el mundo. De hecho, algunos hoteles están construidos completamente con bloques de sal.

Existen unos 100 millones de toneladas de litio bajo los más de 12 000 kilómetros cuadrados de superficie del salar; esto lo convierte en la reserva más grande del mundo, con más de 50 % del total mundial. Por eso, aquí opera una planta de carbonato de litio que lo produce y exporta a escala industrial. Pero no es lo único que provee Uyuni: los artesanos locales pueden procesar hasta 5 000 kilos de sal al día –unas 25 000 toneladas al año–, tanto para consumo humano como para la construcción de viviendas y hoteles.

Salar_de_Uyuni_Bolivia2

Salar_de_Uyuni_Bolivia5

El paisaje del Salar de Uyuni

Esta región semidesértica y de tierras volcánicas encierra en su interior 9 millones de toneladas de litio y otros minerales; así como paisajes de extraordinaria belleza natural. El Salar y las Lagunas Colorada, Verde, Amarilla y Celeste destacan especialmente, y sus nombres se atribuyen a las distintas tonalidades de colores que ostentan.

 

También existen formaciones rocosas, pozos volcánicos y los espectaculares géiseres, que remontan al visitante a la época de la formación de la tierra. ¡Como si de un viaje en el tiempo se tratara!

¿Crees que merece la pena descubrirlo?

¡Seguimos en ruta!

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

− 6 = 1